Pregúntale a la parte de ti que sabe

Hay una parte de ti que sabe la respuesta a todo lo que buscas. Tu camino y tu propósito, hacia qué dirección moverte y exactamente cuándo saltar. Antes de que te encarnaras, recibió un mandato espiritual, al escuchar esta solicitud, esta parte de ti saltó directamente a ti. No podía esperar para comenzar. Dispuesto a…

Leer Más

Esther de Esmagic.es: “Los cristales pueden ser valiosas herramientas energéticas”

Hace un tiempo que descubrí Esmagic.es, el mágico proyecto de Esther, diseñadora gráfica y licenciada en Publicidad, que decidió emprender en la aventura de diseñar accesorios con cristales naturales. El amor de Esther por las piedras energéticas y sobre todo, el descubrimiento que supuso para mí saber que éstas tienen grandes beneficios y propiedades increíbles,…

Leer Más

Escuchar, conectar y soltar: 3 formas diferentes de cambiar tu vida

Resulta que yo era de las que pensaba que los grandes cambios han de ser como obras faraónicas. Que si queremos cambiar un aspecto de nuestra vida, tiene que ser porque venga acompañado de un gran acontecimiento, como mudarse de ciudad o cambiar de trabajo. Pero resulta que no es así. La mayoría de los…

Leer Más

Sobre esas emociones que no puedes explicar

Soy una amante del lenguaje. Las palabras me parecen mágicas, como mágico me parece también su poder para configurar nuestra realidad. Sin embargo, a la hora de expresar ciertas emociones, el lenguaje puede ser un factor limitante. Hablar de la totalidad de las cosas o intentar expresar una emoción profunda con palabras, es complicado a…

Leer Más

No lo llames amor cuando quieres decir dependencia

Hay algo de las relaciones amorosas que me parece particularmente curioso, y es cómo una persona independiente en todos los ámbitos de su vida, se vuelve dependiente en el terreno de las relaciones amorosas. Un día, alertada por compararme con aquellas personas que necesitan saber de manera constante del afecto de sus parejas o que…

Leer Más

El vacío también es útil

Yo era de las que me ponía nerviosa en los ratos muertos. Consideraba que el tiempo que pasaba en un atasco, por ejemplo, era un tiempo precioso malgastado. Me enfadaba. Me daba rabia quedarme en casa sin hacer nada. Me agobiaba pensar que quedaban por delante dos o tres horas sin nada que hacer. Sentía…

Leer Más