#ComunicaZen 6: Productividad en clave zen

Una de las cosas que me llamó la atención sobre el concepto de Slow Life, es que al principio yo creía que este estilo de vida era, precisamente eso, lento. Después, aprendí otras muchas cosas. Y una de ellas era que no se trata tanto de ir despacio, como de simplificar para dirigir nuestros esfuerzos…

Leer Más

‘Lagom’ no es un mueble de Ikea… pero casi

Es cierto. La primera vez que oí hablar de ella, la filosofía Lagom también me sonó a mueble de Ikea. Y en realidad, no iba tan desencaminada porque, efectivamente, Lagom es una filosofía sueca que nos invita a abrazar la moderación y a encontrar el equilibrio. Siempre que encuentro filosofías de este tipo, me gusta…

Leer Más

Esther de Esmagic.es: “Los cristales pueden ser valiosas herramientas energéticas”

Hace un tiempo que descubrí Esmagic.es, el mágico proyecto de Esther, diseñadora gráfica y licenciada en Publicidad, que decidió emprender en la aventura de diseñar accesorios con cristales naturales. El amor de Esther por las piedras energéticas y sobre todo, el descubrimiento que supuso para mí saber que éstas tienen grandes beneficios y propiedades increíbles,…

Leer Más

Escuchar, conectar y soltar: 3 formas diferentes de cambiar tu vida

Resulta que yo era de las que pensaba que los grandes cambios han de ser como obras faraónicas. Que si queremos cambiar un aspecto de nuestra vida, tiene que ser porque venga acompañado de un gran acontecimiento, como mudarse de ciudad o cambiar de trabajo. Pero resulta que no es así. La mayoría de los…

Leer Más

#CominunicaZen 1: Redes sociales en clave zen

Hoy empiezo una nueva serie de posts a los que les tenía muchas ganas: #ComunicaZen engloba contenidos útiles para bloggers, creativos y gente que trabaja en Internet. En estos posts os contaré cómo aplicar la filosofía zen y la vida slow a la gestión de vuestras redes sociales, vuestro blog, vuestro negocio online o vuestra…

Leer Más

El vacío también es útil

Yo era de las que me ponía nerviosa en los ratos muertos. Consideraba que el tiempo que pasaba en un atasco, por ejemplo, era un tiempo precioso malgastado. Me enfadaba. Me daba rabia quedarme en casa sin hacer nada. Me agobiaba pensar que quedaban por delante dos o tres horas sin nada que hacer. Sentía…

Leer Más