#ComunicaZen 7: Cambiar tus patrones para comunicar mejor


Muchas veces creemos que los demás no nos entienden, que no han comprendido lo que queríamos decir, que no saben ver las cosas como nosotros las vemos. Pero lo cierto es que, en parte, la culpa de esa falta de comunicación o de esa comunicación no efectiva, también es nuestra.

Si surge en una conversación un tema que tú odias/amas es probable que hables de él con más vehemencia. Puede incluso que tengas la costumbre de contar una misma anécdota, de dar una misma razón por la que ese tema te atrae o te pone de los nervios o que, incluso, tiendas a interrumpir a los demás o a hablar por encima porque quieres hacer valer tu punto de vista. No te das cuenta, no lo haces a propósito, pero a esto se le llama patrones.

También te pasa cuando comunicas en tu negocio o marca

Cuando tratas de comunicar tu marca, cuando tratas de establecer un diálogo con una comunidad digital o cuando quieres “vender” tus servicios, puede pasar algo similar. Estás tan metido dentro de tu mensaje, de cómo debe ser y sobre todo, de cómo quieres que sea interpretado, que no te das cuenta de que quizá los demás no lo estén recibiendo, o no lo reciban de forma eficaz.

Antes de cambiar tus patrones tienes que identificarlos

Como solemos estar pendientes de nuestro mensaje, no estamos pendientes de lo que interpretan los demás. Nos encanta cómo nos ha quedado el último post que hemos escrito en nuestro blog, pero no entendemos por qué a la gente no le ha gustado o por qué no has recibido tal o cual feedback. Nos gusta mucho nuestra estrategia en redes sociales, pero no entendemos por qué aquellas publicaciones que menos nos gustan, son las que más encantan al resto.

Cambiar patrones en comunicación

Probablemente, en alguno de estos casos, estemos estableciendo patrones en nuestra comunicación. Bien porque es más fácil a la hora de automatizar las tareas, bien porque no tenemos tiempo o por falta de ideas. Pero recuerda: para cambiar tus patrones, primero tienes que identificarlos.

Plantéate las siguientes preguntas:

  • ¿Qué mensajes has lanzado últimamente a las redes?
  • ¿Cuáles son los que han tenido más feedback o respuesta? ¿Cuáles han tenido menos?
  • Si tienes un blog, ¿cuáles son los posts de los que te sientes más orgulloso?
  • ¿Coinciden estos posts con los gustos de tu audiencia?
  • ¿Cuánto tiempo llevas sin introducir alguna novedad en tu estrategia (una nueva sección, una nueva temática)?
  • Si lo has hecho, ¿cómo ha respondido tu audiencia?

Algunas claves para cambiar tus patrones y comunicar mejor

Recuerda: para que la gente te entienda, para que reciba tu mensaje bien, a veces es necesario modificar ligeramente tu mensaje, o mejor dicho: adaptarlo a tu tipo de audiencia o a lo que demanda. Eso implica romper algunos patrones. Para hacerlo, puedes empezar por:

  1. Decidir qué te perjudica: hay cosas que seguramente no sólo no te estén ayudando a comunicar, sino que son un obstáculo. Quizá tú mismo te empeñas en hacer que algo funcione y, sin embargo, no lo consigues. Es hora de identificarlo.
  2. Comprométete a cambiarlo: cuando estés preparado y hayas identificado aquellos rasgos de tu comunicación que la están dificultando, piensa en diferentes alternativas para cambiarlo.
  3. Observa cómo recibe el cambio tu audiencia: date tiempo, no es un proceso inmediato.
  4. Escucha: ¿alguna vez has utilizado encuestas para conocer más a tu audiencia o aprender más sobre tus intereses? La escucha activa es una de las mejores formas de conectar con nuestros receptores en comunicación. ¡No lo olvides!
Imagen de portada vía Pinterest