Moda sostenible: nuevas formas de consumir ropa


El sector textil es el 2º más contaminante del mundo. Más de 300.000 toneladas de prendas de ropa son tiradas a la basura cada año SÓLO en España. Hace años, las prendas de ropa eran mucho más caras, y el poder adquisitivo de la población era mucho menor. De tal forma que cuando un calzado se estropeaba, lo llevábamos al zapatero; o cuando un vestido ya no nos quedaba bien, lo llevábamos a la modista. Esto evitaba que fuéramos a la tienda a comprar ropa y calzado nuevo cada vez.

La moda rápida

Sin embargo, en los últimos años, el precio de las prendas se ha reducido drásticamente. Por eso ahora, podemos permitirnos renovar al completo nuestro armario por muchísimo menos dinero o desechar una prenda sólo porque se ha quedado anticuada. Pero, al igual que la comida rápida, la moda rápida (‘fast fashion) se ha convertido en una forma nada sostenible de consumir textil.

El sector textil es el 2º sector más contaminante del mundo. Si a esto le sumamos la cantidad de ropa que tiramos a la basura (en vez de donarla o reciclarla) al año (sólo en España tocamos a 7kg de textil a la basura por persona), nos encontramos con que consumimos mucha más ropa de la que llegamos a reciclar. Contaminación de las aguas, la liberación de gases al aire o  los plaguicidas que se utilizan para conservar las plantaciones de algodón o los tintes que se utilizan en el proceso de fabriación de la ropa, tampoco hacen que el panorama sea más alentador.

Nuevas fórmulas hacia la moda sostenible

Contribuir a cambiar este panorama, igual que en el caso de reciclaje de basuras o plásticos, depende de cada persona casi tanto como de la sociedad en general. Procurar que la ropa que tiremos se recicle (o donarla a gente que pueda necesitarla, e incluso intercambiarla) o hacer un tipo de compra mucho más consciente, y no por impulso (te recomiendo este artículo: Por qué voy a estar 12 meses sin comprar ropa nueva), son sólo algunos de los pequeños gestos que podemos incorporar en nuestro día a día.

Para ir un paso más allá, han surgido iniciativas como Cyclothes: una plataforma que nace para poner fin al exceso de residuos de ropa que se generan en el mundo y a la cantidad de diseñadores en paro. Así, en Cyclothes podrás encontrar prendas únicas reutilizadas por nuevos diseñadores a partir de prendas donadas por la gente. Entre todos, se crea un nuevo tipo de compra más sostenible y más respetuosa con el medio ambiente. ¡No pierdas de vista su web! Están en búsqueda de diseñadores, donantes y adopters. ¿Cuál eres tú?

Moda sostenible: nuevas formas de consumir moda

Otras alternativas para una moda más sostenible

Aquí van otras alternativas para tu ropa. ¡Plantéate llevar a cabo alguna en tu próxima limpieza de armario!

  • H&M es una de las cadenas que ha tomado la iniciativa para hacer que la industria textil sea más sostenible. Por ello, muchas de sus prendas se elaboran con algodón ecológico. Además, desde 2013, puedes llevar tus bolsas de ropa para reciclar a sus tiendas. A cambio, tendrás una tarjeta regalo para gastar en la tienda.
  • Cáritas recoge al año unas 25.000 toneladas de ropa. Parte va a donaciones y parte (la que en mejor estado está) va a una de sus 80 tiendas de ropa de segunda mano repartidas por todo el país, donde se compran a un precio asequible (y además, un 10% de los beneficios de estas tiendas se dedican a labores sociales).

POSDATA:

Si te apetece profundizar en este tema, ¡Internet es una fuente incansable de conocimiento! Pero además, el libro Wear No Evil (How to change the world with your wardrobe) habla de todo esto, ¡y mucho más! Una guía que sostiene que estilo y sostenibilidad no tienen por qué estar reñidos, y que invita al consumidor a comprar de forma más consciente.

Imagen de portada vía Pinterest