7 formas de ser más creativo este otoño


La creatividad es algo maravilloso. Tener la capacidad de imaginar, planear y llevar a cabo un proyecto creativo es, probablemente, de las mejores cosas que existen (al menos para mí). Pero es cierto: la creatividad (o más bien, la inspiración) no está ahí siempre que la necesitas. A veces te apetece crear algo, sientes ese gusanillo de que necesitas crear algo, amar cada paso del proceso, inspirarte con ello cada día, pero por alguna razón, ese algo no termina de surgir.

La creatividad es como un músculo

Siempre me ha gustado decir que la creatividad es un músculo. Y que como cualquier músculo, si no se entrena, se puede acabar atrofiando. Abandonar nuestras posibilidades creativas a merced de que la inspiración quiera aparecer, no tiene ningún sentido. La creatividad es algo que tienes que trabajar día a día, quieran tus musas aparecer o no. Es verdad, no siempre te sentirás el más productivo y no todo lo que crees serán obras de arte. Pero una vez metido en faena, con tu conciencia y corazón trabajando a pleno rendimiento, la inspiración llegará, y sucederá la magia.

No hay límites para la creatividad. Cuanto más la usas, más tienes.

Por eso hoy te dejo 7 formas de ser más creativo este otoño, de mantener tu mente despierta y sobre todo, abierta a nuevas formas de inspiración. ¿Te apuntas?

#1. Cambia de ambiente

Probablemente tengas un espacio predilecto para trabajar. Pero probablemente, sobre todo en épocas de baja inspiración, sientas que ese mismo espacio te limita, que te tiene atrapado. Bien, pues la solución parece fácil, ¿verdad? Prueba sitios diferentes para trabajar en tu creatividad. El sofá del salón, la terraza o el jardín, tu cama, el parque de debajo de tu casa… Si sacas a tu mente “de la caja”, se sentirá más libre para crear.

#2. ¡Muévete!

Sal a caminar, ve al gimnasio, corre o haz yoga. Da igual qué tipo de ejercicio escojas, pero procura que sea uno que puedas practicar en soledad con tus pensamientos y algo de música. Concéntrate en el momento de la práctica y no tanto en las ganas que tienes de crear y lo poco que te acompaña la inspiración. Deja tu mente desconectar por un momento, a la vez que le prestas un poco de atención a tu cuerpo.

#3. Toma nota de todo aquello que te inspira

Siempre he sido de hacer listas, de apuntarme todo lo que tenía que hacer, de anotar cada idea que se me ocurría. Porque las ideas, amigos, son escurridizas. Y, como Elizabeth Gilbert dice en su libro, Libera tu magia, si no las abrazas y las acoges en el momento en el que aparecen, es probable que salten de tu mente a la mente de otro, en busca de alguien que las adopte como suyas y las lleve hasta el final. Hace poco he comenzado un diario en el que anoto todo lo que estoy aprendiendo estos meses sobre nuevas vías de conocimiento que se están abriendo para mí. ¿Por qué no empiezas tú tu propio diario de inspiración? Y si ya lo tienes, repásalo de vez en cuando, en busca de alguna idea que está ahí, anotada en algún margen, esperando por ti.

#4. Lee libros, muchos libros

El consejo más común que alguien te da cuando le dices qué hace para inspirarse y poder escribir, es que leas. Que leas todo lo que caiga en tus manos y que lo hagas con la mente abierta, con mucha pasión y con todas las ganas del mundo. La lectura es fundamental para alimentar nuestra mente. Para poder crear tienes que empaparte de lo que han creado otros.

#5. Desconecta

La tecnología invade la mayoría de horas de nuestra vida. Muchos las utilizamos para llegar a otros con las cosas que creamos. En mi caso, pese a que esto es un blog y pese a que para leerlo es probable que necesites, como mínimo, un teléfono móvil con conexión a Internet; yo te recomiendo que desconectes. No tiene que ser todo el día, pero sí unas cuantas horas. Intenta vivir durante dos o tres horas de la forma más analógica posible, frena el constante flujo de información que trata de impactarte. Tu mente te lo agradecerá.

#6. Juega

A veces queremos ser tan organizados y tan milimétricos en nuestro trabajo creativo que limitamos a nuestra mente. De vez en cuando, sobre todo cuando estamos faltos de ideas, es interesante dejar que nuestra mente juegue. Steve Jobs, creador de Apple, solía decir que “la creatividad es conectar cosas”. Bien, pues partiendo de esta idea, te planteo el siguiente juego: ¿qué pasaría si conectaras cosas opuestas? Por ejemplo: si escribieras un relato futurista con un protagonista del Siglo XIX. También puedes conectar dos tipos de técnicas: por ejemplo, la pintura y la fotografía. Y así con todos los tipos de creatividad que se te ocurran.

#7. Mantén tu mente curiosa

Permítete hacerte preguntas y cuestionarte todo lo que te rodea. A veces no tienes que irte demasiado lejos o preguntarle a alguien en concreto. Manteniendo tu mente curiosa, es probable que consigas un tema interesante sobre el que investigar y, quizá, en el proceso, se te venga a la mente una idea buena para crear.

POSDATA:

¿Se te ocurren más formas de mantener tu mente creativa? ¡Cuéntamelas por Instagram  o Twitter! :)

Imagen de portada vía: Pinterest