¿Sabías que tus palabras configuran toda tu realidad?


Hace algunos posts, os hablé de ‘Los cuatro acuerdos’. ¿Recordáis cuál era el primero? Efectivamente, tenía que ver con el poder de las palabras:

Las palabras tienen un poder asombroso. Tienen la capacidad de darle forma a nuestra realidad. Por eso, cuando se usan con buena intención y de manera consciente, pueden modificar por completo nuestro mundo. Esta capacidad de las palabras transforma, a su vez, el mundo de los demás cuando las formulamos para ellos. Por ello es importante escuchar las palabras de quienes nos rodean, pero sobre todo, nuestras palabras.

El poder de las palabras

¿Verdad que si empiezas el día con una discusión, parece que vas a estar el resto de la jornada de mal humor? ¿Verdad que te sienta mal cuando saludas a alguien y esa persona no te devuelve el saludo? ¿Verdad que un cumplido sobre ti o unas palabras que reconozcan tu trabajo pueden cambiar por completo tu día? Éste es el poder de las palabras. Son capaces de cambiar nuestro humor en un día, pero también de configurar todo nuestro mundo, nuestra actitud ante la vida. Da igual si vienen de los demás o si vienen de ti mismo.

Te reto a que, durante un día de tu vida, te concentres y examines qué palabras te diriges a ti mismo y qué palabras diriges a los demás. Es probable que, sin darte cuenta, lleves mucho tiempo siendo demasiado duro contigo mismo, incluso cruel. “No voy a llegar nunca a nada”, “no soy capaz”, “no lo voy a conseguir”, “no estoy haciendo nada con mi vida”… ¿Te suenan? Probablemente sí. Dentro de nosotros habita un pequeño monstruo al que nuestras palabras hacen crecer, pero al que también nuestras palabras pueden combatir.

Los mantras para enfocar y calmar la mente

¿Has oído alguna vez hablar de los mantras? Un mantra es una palabra sánscrita que se refiere a sílabas, fonemas o grupos de palabras que, según algunas creencias, tienen poderes psicológicos o espirituales. En su origen, se utilizaban para invocar a las deidades, y aunque a veces no tienen un significado literal, sí que tienen todo un sentido completo. En la actualidad, los mantras sirven para enfocar y sosegar la mente, por lo que pueden convertirse en recursos para protegernos contra ciclos improductivos de pensamientos.

La clave está en la repetición, mediante la cual, nuestra mente logra relajarse y salir del bucle de pensamientos o acciones conflictivos. En meditación se utiliza muchísimo, y también antes y después de la práctica de disciplinas como el yoga. Sin embargo, también puedes utilizarlos en tu día a día, en el momento en el que te sientas sobrepasado o también cuando seas consciente del daño que te están causando tus propias palabras o las de los demás.

¿Quieres saber más sobre los mantras? Te recomiendo Mantras: Words of power.

3 consejos para construir tu mundo con palabras de forma más consciente

Después de hablarte sobre el poder de las palabras y de acercarte un poco más a los mantras, aquí van 3 consejos que te ayudarán en el día a día.

  1. Piensa antes de hablar: no es un consejo nuevo y parece de sentido común, pero muchas veces tenemos que prestarle más atención al filtro de nuestra cabeza. ¿Cómo sería la vida si todos soltáramos lo primero que se nos viene a la mente? Exacto: un completo desastre.
  2. Si no vas a aportar nada, mejor guarda silencio: seguro que has escuchado la famosa cita: “si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo digas”. Y es pura verdad. A veces es mejor quedarte callado antes de decir algo que no aporte nada a una conversación.
  3. Sé más gentil contigo (y con los demás, pero sobre todo contigo): si constantemente te dices a ti mismo que eres incapaz de hacer algo, realmente te sentirás incapaz para hacerlo, y tu actitud será de persona incapaz. Prueba a cambiar las palabras de “automachaque” por palabras más amables. ¡Notarás el cambio!

POSDATA:

A veces no hacen falta mantras. A veces sólo hace falta el sentido común. Buenos días, por favor y gracias también son palabras y como tales, también pueden configurar tu realidad. ¡Úsalas!

Foto de portada: Pinterest